lunes, 7 de julio de 2008

Las separaciones y las generaciones

Mi amiga Aguaya, a quien no conozco personalmente, pero la siento tan cercana que es como si hubiéramos compartido muchas tertulias juntas, hablaba en un post de su blog de las separaciones de su generación (que no es la mía, porque ella es casi 10 años más joven), y lo mismo he visto en muchos otros blogs ¿Cuantas generaciones hemos sufrido en Cuba las separaciones? Mi admirada Yoani habla en nombre de los jóvenes entre 25 y 40 años, pero yo tengo 46 y resulta que he vivido exactamente lo que ellos, y mi esposo de 50 también, y mi cuñado que hoy tiene 60 y trabaja en Miami como un chaval de 30, aunque cuando empezó el “guateque” tenía ya 10 años también pasó por mil separaciones, movilizaciones, becas, y luego por fin, la salida, máxima aspiración de los cubanos desde hace medio siglo.

Esta enfermedad que ya dura media centuria ha destrozado a muchas generaciones de cubanos. Cuando pienso en por qué los viejos exiliados reaccionan de forma tan furibunda y radical me digo que ellos también sufrieron lo indecible. Yo tengo un tío paterno que se fue en el 61, un año antes de que yo naciera, luego de estar preso por orden del Che - a quien yo idolatré hasta hace pocos años, porque me parecía la única figura digna en nuestro “ideario”-. Este tío se mantuvo en contacto telefónico mientras mi padre y mi abuela vivieron, pero mi padre murió cuando yo tenía 18 años, y mi abuela dos años después, y mi tío se desentendió de mí, la hija de la comunista (pues mi madre era una ferviente admiradora de Fidel cuando estaba en la Sierra Maestra, si bien se dio muy pronto cuenta de su error y lo pagó bien caro), y a estas fechas yo no se siquiera si está vivo o muerto. Por cierto, mi tío no era rico ni tenía propiedades, solo trabajaba como contador para el Havana Hilton y su único “delito” fue negarse a trabajar para la nueva dirección del hotel cuando se convirtió en Habana Libre (precisamente cuando La Habana se convertía en esclava). Hoy por hoy me gustaría verlo si aun vive sólo para darle un abrazo y contarle de los últimos años de mi abuela, a quien el no pudo volver a ver y que es aún hoy mi modelo de mujer. Pero se que ese tío es una de las cosas que me arrebató la vida - o mejor dicho, la "robolución" -aún antes de nacer, y lo doy por perdido pues el dicho “la culpa de los mayores la pagan los inocentes” es muy injusto, pero infalible.

Si a este medio siglo de dictadura comunista le sumamos los casi 10 que estuvo en el poder el dictador anterior, que no fue ningún santo – aunque este lo dejó chiquito- pudiéramos hablar de unos 60 años de generaciones marcadas por la falta de libertad en la Perla del Caribe. Aún así, tendrá que llegar el día en que aprenderemos a vivir en armonía y con respeto para todos, ya que eso es lo único que puede garantizar la democracia y la libertad de un país.

4 comentarios:

Al Godar dijo...

Yo soy de la generación anterior a la tuya y pienso lo mismo.
Esa sensación de haber vivido cegados por el hechizo de una ilusión falsa es tan hiriente...
Yo nunca fui un fanático, pero aún asi, me arrepiento de lo injusto que fui con mucha gente que luego me aceptaron sin rencor cuando nos encontramos de este lado.

Saludos,
Al Godar

Yo Ana dijo...

Hola Al, gracias por el comentario. En realidad yo no tuve oportunidad de ser injusta con nadie, ni fanática de nada. Solo tuve una admiración adolescente por un falso ídolo que me inculcaron en la escuela desde la más temprana infancia - pese a que mi pobre madre me decía que no era como lo pintaban. Ella si fue injusta, aunque nunca llegó a fanática, pero creyó en las promesas del falso profeta, y aunque se dió cuenta enseguida quedó atrapada en la telaraña. En fin, que hay que mirar hacia adelante porque es mucho el dolor, pero también hay que hablar de la llaga para ver si logramos cerrarla algún día, y que no se repita nunca más. Saludos,

Ana

Aguaya Berlín dijo...

Ana, no sabes cuán profundo me llegan tus palabras... porque la familia para mí es lo más importante. Muchas estamos divididas, otras no tienen a sus seres queridos a su lado por haber muerto en el intento de escapar, y otras, como la tuya, aun ni siquiera saben del paradero de algunos de sus integrantes!

Y ya has buscado en Internet? Mira estas páginas:

http://www.bregai.com/buscapersonas.htm

http://www.spock.com/

http://www.dondetemetes.com/

Hay más... yo intentaría todos los medios... Antes, en el Miami Herald, había una sección dedicada a buscar parientes cubanos en USA y/o Cuba pero ahora no la encuentro........

Te deseo mucha suerte en la búsqueda, y para el resto de las familias, que pronto termine esta pesadilla...................

Yo Ana dijo...

Gracias Agu, lo intentaré, pero no creo que resulte porque no se puede encontrar a quien no quiere el encuentro. Es una pena, pero no tiene arreglo. Lo importante es la reconciliación nacional, y no mi problema individual que solo lo comento como un ejemplo más de lo que nos han hecho. Besitos,

Ana

Archivo del blog