domingo, 14 de junio de 2009

La publicidad más eficaz - y engañosa

Ahora que, empeñada en salir adelante con mi "autoempleo" intento encontrar quien me ayude a imaginar una buena campaña publicitaria, me topo ayer con un asturiano-argentino, un hombre bueno donde los haya, que sabe lo que es no ser de ninguna parte. Me cuenta que nació en Asturias pero con tres años fue para Argentina con sus padres y toda su vida allí le llamaron "gallego", y sus propias hermanas más pequeñas, nacidas en el Austral país, cuando se enfadaban con él lo insultaban con lo de "gallego peste a pata, suelta la alpargata" y cosas así - que como bien sabemos, también se decían en nuestro país al inmigrante esforzado con fama de tacaño que trabajando de sol a sol había salido adelante, muchas veces superando al acomodado nacional, acogido "al buen vivir".

Pues este gallego de nacimiento que tuvo que regresar a su terruño natal ya con medio siglo en las costillas y ahora sufre que alguno que otro le espete el despectivo "sudaca", me preguntó - cómo no - por Cuba. Yo, sin ánimo de entrar en detalles - que esto va por temporadas - le dije simplemente: muy jodida, cada vez más. Pensaba dejarlo ahí, pero su réplica - para nada mal intencionada - no me lo permitió. Con todo el candor de su límpida mirada me dijo: bueno, al menos tenés la Salud Púlbica, los logros de la medicina cubana, porque un amigo mío fue allí, se operó de la vista y quedó perfecto, y no le costó nada. Yo, que me había jurado no seguir con el tema eterno, sentí la sangre subirme a la cara, y supongo que roja de indignación le dije: Eso es MENTIRA! o mejor dicho, es la verdad más cruel: la atención esmerada para el extranjero, y para los funcionarios del gobierno; y la desatención total para la población, para los 11 millones. ¿Sabes que ni pagando puede un cubano atenderse allí donde se atendió tu amigo? ¿que si te duele la cabeza en la farmacia no encuentras ni una aspirina? ¿que si tienes que ingresar en un hospital tienes que llevar hasta las sábanas, y los inodoros pueden estar desbordados de mierda?

El pobre hombre me abría los ojos, azorado. Pero entendió que le contaba la verdad. Horas después - era una de mis excursiones, y pasamos el día con ellos - le comentó a la esposa, en mi presencia: sabés, lo de la salud pública en Cuba es sólo propaganda! Yo aproveché para relatarles que como intérprete estuve más de una vez con extranjeros en el CIMEQ, y en una ocasión llevé a una delegación a visitar una planta del hospital infantil Juan Manuel Marques donde estaban atendiendo a los niños de Chernobil y que era una maravilla, pero apenas dos años después tuve a mi hija ingresada en ese mismo hospital, dos plantas más abajo, y aquello era un infierno: un niño con hepatitis en la cama de al lado y un baño tupido me obligaron a llevármela - bajo mi responsabilidad, por supuesto - para evitar que habiendo entrado por una fiebre de la garganta se complicara con cualquier otra cosa.

Juro que estoy asqueada de hablar de lo mismo siempre, que ya quisiera callarme y olvidarlo, pero no puedo resistir la tentación de hacer aunque sea un agujerito en la campaña publicitaria mas costosa y engañosa del mundo. Para saber un poco más de las maravillas de la salud pública en Cuba recomiendo un repaso al antiguo blog de Kerala, que escribió cuando tenía a su padre ingresado en un hospital habanero. Aquí les pongo el enlace al primer post de ese magnífico testimonio, que recomiendo leer en orden cronológico, como yo acabo de hacer ahora.

8 comentarios:

__MARÍA__ dijo...

¡Mágnifica entrada,Rosa!
A mí hay algunas personas que me tachan de "gusana" cuando cuento las cosas que tú has dicho aquí. Y yo te aseguro que no relato cosas que me han dicho por ahí, sino lo que mis ojos han visto.
Y ya cansa, tener que ir por ahí desmantelando las ilusiones de algunos porque necesitan que el comunismo de la isla sea el mejor... en fin, vamos a ver cuanto dura esto y que no aprieten tanto ¡co..!
Que te vaya muy bien en tu nuevo proyecto. No desfallezcas.
Un beso fuerte.

GaviotaZalas dijo...

Descubrí en España de ser portadora de Hepatitis C,,, todavía no sé cómo ni cuando, me la pasaron en Cuba .
Lo barato cuesta caro, y lo GRATIS no te digo cuanto CUESTA. Saluti

Armienne dijo...

Hay mucha desinfromación sobre Cuba en el estranjero sobre todo entre los que no quieren ver la verdad y desenmascarar al régimen castrista es una de nuestras funciones.

Diliviru dijo...

Sucede lo de siempre no? Es fácil para los que no vivimos en Cuba hablar de ello como si supieramos la verdad. Ya ves lo que me pasó...

Espero todo salga de maravilla conm tu autoempleo y cuando esa un éxito nos lo cuentes :)

Saludos amiga

Morgana dijo...

Hola Rosa!

Pues sí que es así y que es triste. Ahí es cuando te dicen exagerada entre otras lindezas. Lo que dice Diluviru, a veces es fácil hablar de lo que ´no se conoce y aquí en España hay demasiadas personas que creen saber TODO lo que sucede en Cuba. Si, lo de siempre.

Un abrazo!

Daphne Rosas dijo...

Así es, Rosa, mucha gente de otros países vive bajo un falso velo, pensando que Cuba es una panacea. Sólo cuando conocen a un par de cubanos se dan cuenta de la triste realidad de nuestro país.

Manuel Ortega dijo...

Muy bien dicho, nunca te calles; tenemos que seguir hablando la verdad aun cuando nuestros auditores piensen que exageramos, porque es imposible que exista un sistema come el de Cuba.

Teresa Dovalpage dijo...

¡Chica! Hacía días que nio pasaba por aquí y veo estas dos magníficas entradas. Menoso mal que tu amigo gallego-sudaca (pobre hombre, vaya adjetivos que le endilgan) comprendió. Ahora, hay que usar la maquinaria propagandísitca y publicitaria para tu beneficio, cuatita...

Archivo del blog