lunes, 16 de febrero de 2009

La Ausencia del Bien

El texto a continuación lo recibí hoy por e-mail en un precioso forward. Que me perdonen los no creyentes (aunque estoy segura que creen en algo, aunque no le llamen Dios, el ser humano necesita creer casi tanto como respirar, o eso cree esta "creedora" profesional). Espero que disfruten la anécdota (pues eso dicen que es).

---

Un profesor universitario retó a sus alumnos con esta pregunta: ¿Dios creó todo lo que existe?

Un estudiante contestó decidido: Sí, lo hizo.

-¿Dios creó todo?, insistió el profesor. Sí señor, reiteró el joven.

El profesor ripostó: "Si Dios creó todo, entonces Dios hizo al mal, pues el mal existe, y bajo el precepto de que nuestras obras son un reflejo de nosotros mismos, entonces Dios es malo".

Ante una respuesta tan bien argumentada el estudiante no supo que decir y el profesor se sintió feliz con su demostración de lo absurdo de la fe.

Pero otro estudiante levantó la mano: ¿Puedo hacer una pregunta, profesor?

Por supuesto, respondió el profesor.

El joven se puso de pie y preguntó: ¿Profesor, existe el frío?

¿Qué pregunta es esa? Por supuesto que existe, ¿acaso usted no ha tenido frío?

El muchacho respondió: De hecho, señor, el frío no existe. Según las leyes de la Física, lo que consideramos frío, en realidad es ausencia de calor. "Todo cuerpo u objeto es susceptible de estudio cuando tiene o transmite energía, el calor es lo que hace que dicho cuerpo tenga o transmita energía. El cero absoluto es la ausencia total y absoluta de calor, todos los cuerpos se vuelven inertes, incapaces de reaccionar, pero el frío no existe. Hemos creado ese término para describir cómo nos sentimos si no tenemos calor".

Y, ¿existe la oscuridad? Continuó el estudiante.

El profesor respondió: Por supuesto.

El estudiante contestó: Nuevamente se equivoca, señor, la oscuridad tampoco existe. La oscuridad es en realidad ausencia de luz. La luz se puede estudiar, la oscuridad no, incluso existe el prisma de Nichols para descomponer la luz blanca en los varios colores en que está compuesta, con sus diferentes longitudes de onda. La oscuridad no. Un simple rayo de luz rasga las tinieblas e ilumina la superficie donde termina haz de luz. ¿Cómo puede saber cuan oscuro está un espacio determinado? Con base en la cantidad de luz presente en ese espacio, ¿no es así? Oscuridad es un término que el hombre ha desarrollado para describir lo que sucede cuando no hay luz presente.

Finalmente, el joven preguntó al profesor: Señor, ¿existe el mal?

El profesor respondió: Por supuesto que existe, como lo mencioné al principio, vemos violaciones, crímenes y violencia en todo el mundo, esas cosas son el mal.

A lo que el estudiante respondió: El mal no existe, señor, o al menos no existe por si mismo. El mal es simplemente la ausencia del bien. Es, al igual que los casos anteriores, sólo un término que el hombre ha creado para describir la ausencia de Dios.

El joven se llamaba: Albert Einstein.

6 comentarios:

MARISELA dijo...

Estupendo!Le doy un diez. Muchos de los que argumentan que Dios no existe, se olvidad de que, al final, todos los grandes pensadores, filósofos o científicos, han tenido que entenderlo así. Los que dicen que Dios no existe, en el fondo lo que tienen es miedo a darle las riendas de su vida a alguien que no han visto, pero que intuyen.
¿Cómo anda el frío por allá?.Besitos y bendiciones.

Vana dijo...

Por supuesto que Dios exsiste, pero te digo una cosa Rosie, Dios no se mete en cosas de la tierra, sino no hubiera habido un Holocausto, o un Fidel Castro...

Besos

Teresa Dovalpage dijo...

Qué lindo estuvo eso. Mucha gente prefiere decir Higher Power en vez de Dios. (Los que tienen traumas con la iglesia porque los llevaban obligados de niño, como mi maridín.) Por cierto ¿cómo se diría Higher Power en español? ¿Poder Superior? Suena un poco raro...

Rosa dijo...

uyy Tessy, lo de Poder Superior suena a ausencia total(itaria) del bien. Bueno, también he oido alguna vez lo de "Arquitecto Supremo", que suena mejor. De cualquier modo, la definición que más me gusta de dios es la palabra amor, que debería regir el mundo, pero su ausencia se hace sentir cada vez más.

Vana, muchas veces pienso como tu, el bien está cada vez más ausente y no parece tener remedio, pero se supone que tenemos "libre albedrío" y no sabemos utilizarlo.

Marisela, siempre he pensado que la ciencia y la religión no se contraponen (salvo por la voluntad de algunos representantes de ambas), y esta anecdota me gustó mucho por eso. En cuanto a la "ausencia de calor" por aquí, sigue igual amiga, y lo que falta.

Abrazos.

__MARÍA__ dijo...

Si dios existiera tendría muy mala leche ¿no?
Si no se puede probar su existencia, ¿cómo saber que se "mete" o no, en las cosas terrenales?
Respeto mucho a todos los que dicen creer que dios existe y me moriré esperando que me respeten a mí que no creo.
Saludos

Rosa dijo...

Hola María. Pues por mi parte tienes todo mi respeto, claro que si. Para mí lo importante no es lo que creas o digas creer o no creer, sino lo que hagas, y por tu blog me parece que eres de las que "hacen el bien, sin mirar a quien" (o casi), y eso es lo único que en verdad importa. Un abrazo.

Archivo del blog