miércoles, 22 de octubre de 2008

Pesadilla

Yo que no quiero verlo ni en pintura, que cuando un post tiene su foto ya ni lo leo, que si me refiero a él porque por desgracia ha marcado mi vida como la de tantos solo le digo el innombrable, lo he visto anoche, y no como está ahora, con el pijama Addidas y posiblemente en camilla o quien sabe cómo, sino de pie, inmenso, con el uniforme de campaña. Por suerte no le veía bien la cara, pero sabía que era él. Había entrado por la puerta de mi casa sin pedir permiso – para qué, si es el amo de los esclavos – y me había mostrado un lienzo diciéndome: pinta a Yoani, pero no como una lombriz, píntala bien bella. Yo con voz casi inaudible le respondí: "pero si yo no se pintar". "No importa", me dijo tajante, y cogió el mismo un pincel e hizo unos trazos magistrales sobre el lienzo, como una vez le vi hacer al que pintaba “Cecilín y Coti” (¿será por Cuca que me acordé de este hombre?). Sólo que lo que quedó allí reflejado era una imagen de La Regenta (esto se lo debo a mi amiga Tessy, que adora a Clarín y su Vetusta).

De modo que como no podía negarme, me puse a “colorear” con aquellos pinceles, e increíblemente me iba saliendo un bello cuadro, más bien impresionista, con muchos colores y un cielo lleno de esos “nimbos” rosados que se forman en nuestros atardeceres, y que rara vez veo en Asturias. Cuando ya había terminado - lo tenía sobre una mesa, ya enmarcado, y lo estaba como puliendo – aparecen un par de hombres muy simpáticos y amables – uno de ellos era Sergio Corrieri, cuyas fotos vi hace poco en el Imparcial gracias a Don Eufrates - y yo me pongo a hablar con ellos de la alegría que me daba que Yoani escribiera tan bien, y que me alegraba haber podido hacer aquel cuadro de ella porque algún día pasaría a la historia, aunque fuera con aquel traje que no era de la época, pero su rostro sincero estaba bien reflejado, que era importante que siguiera diciéndole al mundo las verdades sobre los monstruos que desgobernaban la isla. Cuando más entusiasmada estaba, Corrieri se levanta y me dice: venimos a recoger el cuadro para llevárselo al Comandante. Yo se lo entrego temblorosa y ellos se van, pero yo me quedo pensando: volverán para llevarme presa, con todo lo que les he dicho en su cara! No han mencionado mi blog, pero seguro que lo leen, ay mi madre, en qué lio me he metido. Pero en el sueño los días pasaron en segundos y me tranquilicé, y luego escribí un post (no me vi escribiéndolo, pero si el resultado final: la foto de una puerta vieja y carcomida con el siguiente pie de foto: solo hace falta darle una patada colectiva y bien coordinada – está podrida!

Foto que encontré en Flirck (en La Habana hay muchas así)


Sin embargo al despertar mi yo pacifista – o cobarde - vuelve a dominarme, y aún entre el sueño y la vigilia me dije: y si sólo están aparentando, queriendo provocar la patada para tener la justificación para la masacre? Vaya, qué dramática me pongo al despertar de una pesadilla.

Ahora, bien despierta, y reflexionando sobre el significado de este extraño sueño al que llamo pesadilla por el resurgimiento del fantasma de mi miedo al que creía vencido, pero que ahora creo que es una enfermedad crónica con aparentes mejorías e inevitables recaídas, pienso que tal vez tienen algo de razón los que sospechan de Yoani, y no por ella, de cuyas buenas intenciones y talento no creo que pueda haber duda alguna, sino de las intenciones de los malignos, que pueden estarla utilizando para con su brillo obliterar el sacrificio de los periodistas independientes que tantos años llevan denunciando y que tanto han sufrido por ello. Sin embargo, aunque esa sea la aviesa intención de los totalitarios, pueden estar seguros los defensores de los periodistas que el tiro les ha salido por la culata, y que hoy se conocen más en el mundo las barbaridades del régimen gracias a los conocimientos que los jóvenes de la Generación Y han puesto al servicio de la verdad, asumiendo también riesgos puesto que ellos no saben hasta cuando los van a “dejar” hacer, y cuanto pueden llegar a pagar con ello. Están en manos de los devoradores, y tienen que ser muy valientes para seguir adelante, lo que no quita valor a los que los precedieron. No me queda más que repetir el conocido, pero no por ello menos verdadero axioma: la unión hace la fuerza, no nos dejemos desunir ni confundir: ¡sigamos dando patadas coordinadas - virtuales, por el momento - a la dictadura podrida!

4 comentarios:

Vana dijo...

Dime Rosy tus sueños suelen convertirse en realidad? porque dicen por ahi que el come-andante se esta recuperando y pronto volvera al poder, tu lo vistes fuerte en tu sueño, tremenda pesadilla!

Perdona no he venido a visitarte pero me encontraba fuera de casa.

Un Beso

Yoana dijo...

Solavaya Vana, espero que sólo sea realidad la segunda parte del sueño, la de la puerta podrida que está por caerse. Que bueno verte de regreso. Un beso.

Diliviru dijo...

Que feo, quiza tienes razon es parte del miedo que aun te hace presa. Ojala no sea lo que dice Vana porque ya ha hecho suficiente el coma-andante como para seguir robando oxigeno.

Saludos

Teresa Dovalpage (la Tessy) dijo...

Amiga, vaya pesadilla!

Archivo del blog