viernes, 10 de octubre de 2008

10 de Octubre de 1868 - Campanas y Libertades

Monumento a la Campana de La Demajagua*


Hoy hace 140 años que Carlos Manuel de Céspedes al son de la sonora campana de su ingenio azucarero La Demajagua convocó a sus esclavos y les anunció que eran libres, como debía serlo también Cuba. Me puedo imaginar la sorpresa de aquellos hombres y mujeres que seguramente no se esperaban semejante gesto, en una isla donde tras la abolición de la trata seguían los negreros campeando a sus anchas. Así se inició el largo y tardío camino de la isla hacia su independencia en el que tantos demostraron un valor que hoy parece habernos abandonado.

Aunque esta fecha y los nombres de nuestros patriotas hayan sido utilizados hasta el cansancio por la tiranía que se llena la sucia boca para decir que son sus continuadores, yo quiero creer, contra todo pronóstico, que las campanadas ciberespaciales de esta blogostroika lenta pero aplastante llegue a derrumbar el muro de silencio que imponen hoy a nuestro pueblo anti-leyes como la conocida como Ley Mordaza (oficialmente "Ley de protección de la independencia nacional", qué cinismo!).

Por cierto, paradójicamente (o no), los hijos de españoles de aquella época, llamados criollos, querían ser cubanos - para ser libres. En cambio hoy los nietos de españoles nacidos en Cuba tienen como máxima aspiración volver a ser españoles - también para ser libres - y según parece, por suerte para ellos, pronto podrán hacerlo, según este artículo de La Vanguardia que descubrí ayer gracias a Penúltimos Días. Sin embargo, aunque me alegro por los 120 000 esclavos que dejarán de serlo, me entristece profundamente que el camino a la libertad siga siendo la huída.

* Foto tomada de http://www.guije.com/

4 comentarios:

Vana dijo...

Nuestros gloriosos heroes querian una Cuba libre, vertieron su sangre en vano, Cuba hoy es mas esclava que nunca.

Pienso que España a hecho esto para liberar a unos cuantos de nuestros hermanos, se sienten culpables por apoyar la tirania, tristemente querida Rosy lo unico que el Castrismo le ha dejado a nuestro pueblo es la huida.

Teresa Dovalpage dijo...

Chica, tienes razón con eso del cambio de las nacionalidades. Qué relajo. Mis abuelos paternos, que eran gallegos los dos, tuvieron a orgullo cambiar su nacionalidad a cubanos, en los 40, porque en la isla encontraron lo que no había en su tierra (comida, sol y oportunidades entre otras cosas.) Me pregunto qué dirán los que todavía viven de esa generación y ven ahora a sus descendientes volver los ojos y los pies hacia la madre Patria. De madre, vaya.
Porfis, mándame tu direcicón a mi correos DOVALPAGE@aol.com
y con gusto te zumbo uno de mis libros para allá o le digo a mi agente que te lo mande, ella vive en Barcelona.

Diliviru dijo...

Rosita que te puedo decir... Solo que estoy como siempre de acuerdo contigo, estoy segura y casi siempre lo menciono la fuerza de los blogs ayudo, ayuda y seguira ayudando, cada vez somos mas ojos y oidos los que conocemos la realidad cubana, es cuestion de tiempo, ya lo veras.

Yoana dijo...

Si Vana, creo que a todos nos revuelve el uso que se hace de estas fechas y esos nombres por los esclavistas mayores.

Teresa, mis abuelos también se hicieron cubanos con mucho orgullo, y ya ves, ahora tienen una nieta española, quién lo iba a decir. Ahora mismo te escribo, que alegrón me das.

Diana ya se que es cuestión de tiempo, lo malo es no saber cuanto, pero allá decimos que el que espera lo mucho espera lo poco. Besos y abrazos a todas.

Archivo del blog