martes, 23 de septiembre de 2008

Mala Leche

Entre las muchas expresiones idiomáticas diferentes que me he encontrado en estas tierras esta la que da título a este post. En Cuba alguna vez oí: "ese tiene la leche cortá", para decir que alguien estaba de mal humor, y aquí te dicen simplemente: "que mala leche tiene!"(lo que también puede significar que es mala persona). Hay varias expresiones más, si van a toda velocidad te dicen: "voy cagando leche!", si alguien se da un tortazo: "qué leche se ha metido!", si eres tremendo: eres la leche! y unas cuantas más.

Ahora, saltando de palo pa rumba (como me gusta decir estas cosas "en cubano", es que si las digo aquí no me entienden) llevo varios días viendo en las noticias el problema de la leche contaminada en China, que ya ha matado a 4 bebés y enfermado a varios miles. Comprendo la angustia de esos padres, obligados además por ley a tener un solo hijo - o sea, que prácticamente todos los chinitos son ahora hijos únicos - y me pregunto si no habrán vendido o donado esa "mala leche" a Cuba (esperemos que no).

Esto a su vez me lleva a recordar todos los años que vivimos a merced de lo que pudieramos "pescar" en la bolsa negra. Para mí siempre fue importante tener alguna referencia sobre el vendedor, no comprarle a cualquiera, porque se oían casos de estafa - harina en vez de leche, perro en vez de res - que como siempre eran rumores sin confirmar, pero algo de verdad había seguramente. Entre mis suministradores estaba una vecina que trabajaba en la fábrica de helados coppelia (no en balde los helados en la famosa heladería sabían cada vez peor) y el primo de uno que trabajaba en el matadero de Lawton, donde toda la carne de res se destinaba a los hoteles para turista, nada para la población, pero los intrépidos se la jugaban para buscarse unos "fulas" para poder sobrevivir ellos también. Me acuerdo que un día vino el muchacho y nos dijo que posiblemente no podría traernos más mercancía porque habían reforzado la vigilancia y el nuevo jefe de sector de la policía le había disparado a uno, a quien por cierto había dejado inválido, y encima le habían "echado" 15 años de carcel. Sin embargo, a los tres o cuatro meses reapareció, porque ya los nuevos policías estaban sobornados. Ahora era más cara la carne porque estos cobraban más para dejarlos robar.

Si leen las reflexiones más recientes del innombrable, verán que se anuncian nuevas batidas contra el "robo" (sin mencionar que los pirmeros ladrones son ellos mismos), y lo que no acaban de comprender, pues no hay peor ciego que el que no quiere ver, que da igual las medidas que tomen y las cacerías de brujas que organicen, caen unos cuantos infelices pero luego se restablece el mecanismo que ha permitido a ese pueblo infeliz sobrevivir contra todo pronóstico, a pesar de toda la "mala leche" del desgobierno. Les dejo aquí un link a un post muy ilustrativo de un magnífico blog que descubrí hoy gracias a P.D.

6 comentarios:

A Cuban In London dijo...

Y los turrones de mani a los que le echaban tierra para rellenarlos? Y las pizzas con preservativos? Y los bistes de toronja?

Hay tanto que recordar!

Saludos desde Londres.

Yoana dijo...

Hola Cuban que bueno verte por aquí. Si, eran tantas las barbaridades, a saber cuantas cosas dañinas hemos comido. Yo normalmente evitaba comer en la calle a menos que conciera la gente que vendía, y si no me quedaba otra me compraba un cucurucho de maní, que por lo menos ves claro lo que es. Na, que hay para hacer un libro. Un saludo.

Aguaya Berlín dijo...

Bistec de toronja!! Cuban, se te fue la mano en tu generosidad... yo vi uno de colcha de trapear el piso...

Así es, Rosita, cuántas cosas "inventadas" nos habremos comido... cuántas no seguirán inventando allá para sobrevivir... :-(

Besitos,
AB

Vana dijo...

Esto de la mala leche me recordo el principio de la robolucion cuando nos quitaron la leche a los niños mayores de siete años, resulta que la del Comite de Defensa al frente de nuestra casa no tenia refrigerador, a ella le daban un monton de litros de leche a nosotros uno para mi hermanita, pues ella se los daba a mi mama a guardar..jajaja..mi madre le sacaba la mitad de la leche para nosotros y le llenaba el resto de agua, un dia conversando con la del comite ella le dijo a mi mama, que buena la leche que esta dando la revolucion verdad? mi madre le contesto si buenisima..jajaja.. mi mama era de ampanga muchacha.

Betty dijo...

espero que no! lo de la leche con melamina, que jodido tiene que estar un país, y que ausentes los escrúpulos para hacer una cosa así con algo para bebés;-(((

y que me dicen del picadillo de cáscara de plátano? lo que sí me tomaba y me gustaba era el yogur de soya, de caramelo, pa que veas;-) no había más na y el embarazo de Susy fue a base de eso...a saber!

un abrazo, muy bonito el reportaje abajo de las fiestas...voy a dormir amiga que es tardeee

Yoana dijo...

Bueno chicas, la verdad es que el hambre es el mejor aperitivo, le metíamos el diente a todo. Y en muchos casos con peligro para la salud, pero como la inanición mata antes que el envenenamiento (salvo que sea de cianuro, jeje).

Betiña, yo también le cogí el gusto al yogurt de soya un tiempo, luego cuando ya tenía fulitas para otra cosa lo que me daba era asco. Por eso cada vez que veo aquí ensalzar las virtudes de la soya, me digo que ya consumí demasiada, así que debo haber asimilado todo lo bueno, ya no quiero más. Un abrazo...

Archivo del blog