martes, 22 de julio de 2008

Nerón en el Caribe

La otrora hermosa Cuba, tan ufana
Perla de las Antillas, la llamaban
Parece que se muere entre estertores
No por sordos menos aterradores.

Más no hay entre sus hijos uno solo
Que pueda liberarla del verdugo
Con las manos atadas a la espalda
Sus bocas con mordazas, bien cerradas

Y ella, nueva Agripina, derrotada
Le dice al centurión: “hiere en el vientre
Que produjo en su día a la alimaña
Que hoy me destruye así, con tanta saña”.

Más el nuevo Nerón nos enloquece
Mientras se burla de nuestra amargura
Porque su voluntad cumple con creces
Y día tras día disfruta la tortura.

Los más afortunados se le escapan
Para vagar cual parias por el mundo
Sin esperanza alguna de retorno
Cual holandés errante en cruel exilio.

Algunos bien se adaptan, son felices
Olvidan sus familias y raíces
Trabajan con denuedo y sin descanso
Labrándose un camino en tierra extraña.

Más muchas son las víctimas fatales
Que cada día cobra el desespero
De los que al mar se lanzan con arrojo
Aunque aquí no hayan nunca alzado un dedo.

Pero el que habría de irse sigue firme
Riéndose con cinismo increíble
De toda la miseria de su pueblo
Tomando al “enemigo” como escudo.

Mientras tanto, con toda esta agonía
Buitres de aquí y de allá se benefician
Sacando lascas grandes y jugosas
De esta situación tan espantosa.

Hasta cuando va Dios a permitirlo?
Cuanto tiempo tendremos que sufrirlo?
Salva a Cuba, Señor, si aún hay remedio
Arroja a Lucifer de nuestro Edén

Has desaparecer a este aberrado
Dale al fin el castigo merecido
Y permite a su pueblo agradecido
Renacer otra vez de sus cenizas.

Cual Fénix caribeño y tropical
Salir ileso de este lodazal
Y que se pueda al fin recuperar
De América, ¡la más bella capital!

La Habana, 1996

3 comentarios:

Betty dijo...

hola Ana! solo pasaba a desearte felices vacaciones a la Estepona, tierra de polvorones y sol, qué ricoo, salu2

Aguaya Berlín dijo...

Saludos, Ana! Igual deseo que la pases por todo lo alto!!!

Yoana dijo...

Gracias Betty y Agu. Lo estoy pasando genial, la verdad es que mi abuelo debió ser andaluz y no asturiano, pero en fin. Sigo leyendo blogs, aprovechando la hora del ciber - que tortura!!! Un bezaso saladito,

Ana

Archivo del blog