martes, 30 de diciembre de 2008

La sospecha

Ellos llegaron de Cuba un día después de la navidad. Se alojaron en un hostal, no conocen a nadie, así que el dueño, que nos conoce, nos llama. Mi esposo va y les cuenta como son las cosas, los trámites que tienen que hacer. Cuando vuelve le pregunto que le han parecido. Son majos, me dice, muy jóvenes. El era abogado allá y ella socióloga. Ella es nieta de españoles, y como ahora le dan la ciudadanía desde allá no tendrán problemas. ¿Por qué no los invitas a cenar con nosotros? le pregunto; seguro que no tienen con quien pasar el fin de año. Mejor esperamos a conocerlos mejor, me contesta; tal vez sean unos segurosos, o quien sabe que. Me callo porque sé que puede ser cierto. Pero no me gusta lo que siento. Que la desconfianza nos persiga hasta aquí, la paranoia, siempre la sospecha. ¿Quien eres tu, polimagú?

13 comentarios:

Vana dijo...

Rosie:

Llamame ingenua, pero nunca he percivido a un compatriota como seguroso, (claro yo me fui muy joven y no entiendo de esas cosas como ustedes que la vivieron) siempre les he dado la mano como pueda, parece que tengo que analizar las cosas como son, porque pudiera ser...

Besos

Sofia dijo...

Rosa, tu debe saber bien lo que sienten ahora, ha estado allí, vengo de un país cuya libertad no existe, todo es nuevo para ellos, imagínese!

Aprovecho la oportunidad para te desejar un Feliz Año 2009 para ti y su familia, que todos sus deseos se hagan realidad.

Un beso
Sofia

Salva dijo...

Ciao Rosa,
Sospetto, questo l'ho capito. Ma purtroppo non tutto il testo. Nonostante uso traduttori, e cerco di applicare il mio italiano, e quello chs so´ di portoghese. Non mi riesce sempre a capire tutto il testo che hai scritto questa volta. Odio di me stesso che non so lo spagnolo, ma e´ quello che studiero´ per l'anno che verrá.
Ma se ho capito bene Rosa, si parla di sospetti verso cio´ che non si conosce. Correggimi se mi sbaglio. Anche in lingua tedesca se vuoi, se ti viene facile.

Se e´ cosi, sospetti, si, se ne hanno sempre contro cose o chi non si conosce. Ci si chiude in se´, e si creano cosi barriere per capire altre persone, altre culture, creando cosi una parete, anzi che forzarla e cercare di accogliere il nuovo che sta´ oltre quella parete. Triste!

Speriamo che l'anno nuovo togliera´ sospetti e portera´ pace. E liberta´, per Cuba, e per tutti i paesi sottomessi da regimi, o forme simili.

In questa occasione Rosa, ti auguro un felice anno nuovo a te e famiglia. Pieno di amore e´ felicita´.

Un abbraccio,

Salva

Aguaya dijo...

jajajaja, estoy en las mismas: un colega que vino por unos meses...

Diliviru dijo...

hola rosita sólo te puedo decir que sigas lo que
te marque tu corazón.
te deseo un feliz 2009 y ruego a Dios nos permita estar
cerca virtualmente como hasta ahora. De las pocas cosas lindas de este 2008 fue el haberte encontrado y el sentirte siempre cerquita.

Rosa dijo...

Finalmente lo convencí para que los llamara - ya tienen un móvil (celular) - pero no contestan. ¿Sospecharán ellos también de nosotros? Tal vez simplemente no tienen saldo, o han perdido el móvil. En todo caso amigos, sufrimos las secuelas de la enfermedad, algún día nos curaremos. Vana, alégrate de no padecerla, y sigue siendo como eres. Ojalá hibiese muchos como tu.

Salva, gracias por esforzarte en entender, a mi también me cuesta leerte en italiano, pero el sentimiento se nota. Si te es más fácil me puedes escribir en inglés. Gracias por tus buenos deseos, que son los mismos que tengo para ti y para todos.


Agu, me imagino que te debates como nosotros, tu con más razón porque tienes aún a tus seres queridos por allá.


Gracias Dianita, para mí también conocerte y sentirte siempre cerca ha sido un regalo del cielo. Seguiremos en contacto, claro que si.

Besos y abrazos a todos. Nos seguimos viendo, que se acaba el año, pero no el tiempo de blogueo LOL

Rosa dijo...

Sofía, querida amiga, a ti también muchas gracias por estar siempre ahí, preocupada por Cuba tu también, desde tu precioso Portugal. Un abrazo y mis mejores deseos para el 2009.

Teresa Dovalpage dijo...

A mí me pasa como a Vana, nunca he sospechado de nadie, pero también es que ¿cuántos cubanos vienen a este intestino del mundo donde yo estoy? Pero ustedes que viven en metrópolis supongo que tienen razón en andarse con cuatro ojos...¿Y contactaste con ellos por fin, Rosie?
¡Feliz 2009 a todos! Bueno, allá en Europa YA es 2009...
Cariños mil,

Rosa dijo...

Tessy al final los chicos tenían sus planes, venía un primo de Alicante a pasar las fiestas con ellos. Espero conocerlos pronto, ya les contaré. Seguro que les irá bien.

Al Godar dijo...

Uno de los pocos éxitos del gobierno de Cuba en estos 50 años ha sido transmitirnos esa sensación de sentirnos perseguidos que nos dificulta la unión.
La sospecha es lógica. Hay muchos agentes de la seguridad entre nosotros. Curiosamente, ellos se sienten a su vez espiados por nosotros y cuando se deciden a abandonar el barco que naufraga, pasan horrores para buscar ayuda. Conozco algunos agentes quedados, pero nunca se está seguro si son de verdad quedados o fingen que se quedan...
Feliz 2009!
Saludos,
Al Godar

quien espia a quien dijo...

He conocido algunos segurosos. Recuerdo a uno especialmente, el porte militar que tenía lo delataba a la legua. Al final las sospechas quedaron confirmadas.
Ahora mismo creo que el portero de mi finca es un seguroso, tiene "algo" un "nosequé" un "quéseyo"

Ivis dijo...

Rosa:

Creo que es mayor el miedo que hay que los segurosos reales. ¿Te imaginas el tamaño del ministerio del interior si todos los que pensamos fueran en realidad segurosos? Creo además que aquí hay poco que temer, ¿de qué te van a acusar? ¿De que tienes antena?
Yo que tú les abriría la puerta y me dejaría de paranoias, (con todo respeto, no te lo tomes a mal). La libertad se aprende y también se enseña como una asignatura. Ahora, no te estoy diciendo con esto que les abras las puertas de tu casa de par en par, aquí, por suerte existe eso que se llama privacidad, espacio propio, tú les muestras hasta donde quieres.
Un abrazo.

Rosa dijo...

Ivis, tienes toda la razón, tenemos que librarnos de una vez de la paranoia, que sigue siendo una prolongación de la cadena. Realmente tengo muchas ganas de conocer a esos muchachos, pero son ellos los que están perdios ahora, en cuanto aparezcan - si lo hacen - procuraré verlos. Un abrazo.

Archivo del blog