viernes, 8 de agosto de 2008

Visita a Granada y La Alhambra II

Por la guía que nos hizo el recorrido supe que Alhambra significa Castillo Rojo, y recibió ese nombre por el material ferruginoso con el que se construyó. Así la vimos desde el Generalife.



Primero nos mostraron unas ruinas que son los restos de la Medina - que significa ciudad - de las casas de los nobles que vivían cerca del palacio o Alcazar.

Después recorrimos los jardines del Generalife. Aquí les pongo un par de muestras, pero vale la pena verlos en directo, para mí son la antesala del paraíso, aunque el horrible calor y la prisa de la guía no me dejaron disfrutarlos como hubiera querido.





Luego vimos el Palacio de Carlos V, de estilo renacentista, que resulta simplemente anacrónico en el entorno circundante, aunque no deja de ser majestuoso. Ni siquiera fue terminado en su momento, porque a la muerte de su esposa Isabel de Portugal el Rey perdió todo interés en él.



A continuación llegamos por fin a la entrada de los Palacios Nazaríes. Lo primero que vimos fue el Mexuar, o Sala de la Justicia, donde los sultanes recibían a los ciudadanos - supongo que a los nobles - y daban su veredicto a los conflictos que les presentaban. A continuación verán un detalle de uno de los capiteles, y luego estoy yo sentada en una silla de varias que están puestas en la sala, con los azulejos detrás, que por cierto se parecen a los de cualquier casa antigua de la parte bonita de La Habana Vieja. Según nos explicaron en todo el palacio se utilizaban estos colores que se ven aquí, cada uno con una simbología: el rojo representa el poder; el amarillo el sol, el azul el cielo, el verde la religión, y el blanco la pureza de los ideales.





De esa sala se pasa al llamado Patio Dorado





Luego no recuerdo muy bien el orden, pero en algún momento llegamos al Patio de los Arreyanes en cuya alberca se refleja toda la estructura.




A un costado queda el acceso al famoso Patio de los Leones, que estaba sin leones porque se están restaurando.



Este patio tiene de un lado los aposentos del sultan y del otro los de la favorita, que de acuerdo con nuestra guía no era simplemente la que más le gustara al Sultán, sino la madre del primogénito. En los techos de estos salones hay unas estructuras que representan estalactitas para imitar la cueva donde se refugió Mahoma durante la Hégira.



Luego, en la parte de la sultana, están estos vitrales que dicen que son los únicos originales que se conservan.



Después vimos una serie de jardines interiores que eran para el disfrute de las mujeres, que tenían que estar ocultas pero disfrutaban de relativa libertad (como pajaritos en jaula de oro, digo yo)



Por último, me encantó ver la habitación donde residió el escritor norteamericano Washington Irving, que se obsesionó con la Alhambra y sus leyendas y nos dejó una magnífica recreación del esplendor de la época.



Y desde un pasillo aéreo que conecta esa habitación con una torre por la que salimos, se ve esta magnífica vista del Albaicín (antiguo barrio árabe) y el Sacromonte, donde se encontraron las reliquias de San Cecilio, patrón de Granada, así como unos libros y otros objetos que se supone pertenecieron al Rey Salomón. El Sacromonte está lleno de cuevas habitadas por gitanos y también atrae muchos turistas en busca del folclor andaluz, o sea, el flamenco auténtico.





Aquí les pongo un link de youtube (sigo sin saber bajarlo) que explica mucho mejor la historia de la Alhambra, con bellísimas imágenes y un ilustrativo mapa que indica la distribución real de las direrentes partes.
http://es.youtube.com/watch?v=_6O5l416EPk

Por mi, volvería cuanto antes a visitar este lugar de ensueño. Creo que no vi ni un tercio de lo que hay que ver, pero lo disfruté muchísimo. Mañana intentaré contarles de Gibraltar, donde estuve dos veces y también me encantó.

3 comentarios:

Al Godar dijo...

Imresionante!
Me gustaría mucho visitar esas cosas, aun con el calor horrible que no te dejó disfrutarlo...
Magnifico recorrido.
Gracias
Saludos,
Al Godar

Yoana dijo...

Que bueno que te gustó Al. La verdad es que Andalucía es especial. Seguiré con lo de Gibraltar en cuanto mi hija me deje retomar la computadora, que ahora se la tengo que ceder. Un abrazo,

Ana

Aguaya Berlín dijo...

Impresionante, es verdad!!! Y yo estuve en la Alhambra!!!!!!!!!
Lindas fotos, Ana, me recordaste mi paseo.........
Un abrazo,
AB

Archivo del blog