domingo, 31 de agosto de 2008

Dos Cristos y Dos Ciudades

Cuando llegué a Asturias por primera vez, una de las cosas que más me gustó fue ver el Cristo del Naranco que me recordaba al de La Habana (salvando las obvias diferencias), por eso al ver el artículo del Arquitecto Malanga en el Imparcial, y luego la reseña sobre otro similar en Bolivia, me decidí a escribirle al redactor de tan prestigioso periódico para informarle que aquí también había uno. Y ayer tuve junto a la alegría de la liberación de Gorki, y la de mi primer premio otorgado por Algodar, la satisfacción de ver en el Imparcial al Cristo del Naranco de la mano de Don Eufrates del Valle. Y como el bichito del blog me ha picado fuerte y no me deja en paz (que me levanta temprano los domingos!) he decidido aprovechar la ocasión para empezar a poner a Asturias en el mapa cubiche, si me lo permiten.

Hablando del apellido de nuestro ilustre periodista digital, les diré que Oviedo es la capital de esta región autónoma (¿ saben que son 17?) oficialmente denominada "Principado de Asturias", y está ubicada en un valle, así que las montañas cortan la vista por todos lados. Imagínense lo agobiada que se sentía esta habanera, acostumbrada a una ciudad más bien llana y comparada con esta muy extensa, donde la vista se pierde en todas direcciones, con el único límite del mar en el que se acuesta el sol en aquellos atardeceres espléndidos. Sin embargo, he de admitir que las montañas de Asturias son preciosas, y que ya soy capaz de disfrutarlas. (Aunque no de subirlas a pie, que me quedo sin aire, sedentaria que soy).


Desde el costado del edificio en el que vivo tomé ayer esta foto donde se aprecia el Cristo bien distante (por la altura, pues la montaña está ahí mismo):



Luego aproveché que mi hija y su novio me dieron "botella" (es que aun no manejo, ni tengo carro) para subir hasta allá. Así se ve Oviedo desde la base del Cristo, siempre con esa bruma, porque hay nubes bajas, aunque el sol esté radiante:



Popularmente se conoce la estatua como El Cristo del Naranco, aunque oficialmente se denomina Sagrado Corazón de Jesús.



En su base está representada la Cruz de la Victoria, símbolo de Asturias que forma parte de su bandera.







Imagen de Wikipedia

Hasta aquí por hoy la descarga ovetense. Pero continuará, porque esto de salir con mi camarita a hacer de turista me encanta, y me permite redescubrir esta bonita ciudad que ya va siendo un poco nuestra también, y compartir con ustedes su interesante historia.

4 comentarios:

Betty dijo...

Hola Ana, qué bonito! ciertamente es parecida la escultura a la del Cristo de la Habana. Tu reseña me anima otra vez para vistar Oviedo, pero creo que estas vacaciones serán finalmente "locales" en Alcalá...Espero poder llegarme en alguno momento anyway, un abrazo

Yoana dijo...

Hola Betty. Me alegro que te guste, sigue mirando que en estos días pondré más cosas de Oviedo, para que te embulles y me hagas la visita. Eso de Alcalá siempre me recuerda aquella película de Sarita, creo que era La Violetara, que cantaba: Por las calles de Alcalá, con la falda almidoná ..."

Bueno, ya sabes, cuando quieras aquí me tienes. Besos.

Diliviru dijo...

Que hay Rosita?
Que bonito paseo me diste hoy, y por cierto tienes una vista muy bonita desde tu apartamento. Oye por cierto has visto que bonito eco de la premiacion verdad? una muestra mas de lo maravillosa y unida que es este pedacito de blogosfera. Un beso

Diana

Aguaya Berlín dijo...

Qué lindo! y qué bueno ir enterándose en la blogosfera de similares esculturas en el mundo entero!! Ya yo había visto las de Eufrates en su blog y ahora este tuyo!
Besitos,
AB

Archivo del blog