domingo, 22 de junio de 2008

Blogosfera nuestra

Es domingo y pretendía dormir hasta algo más tarde, pero ha sonado el despertador de mi hija que tiene que estudiar para sus exámenes de segundo año de empresariales, pero anoche se acostó muy tarde y ahora no hay quien la levante. Por cierto, estudia de manera gratuita porque se le ha concedido una beca de estudios por bajos recursos, aunque su padre y yo preferiríamos poder pagárselos, pero ya ven, aquí también hay educación gratuita, y de muy buena calidad (no con "profesores emergentes"). Y de la salud, ni te cuento, que con todos los defectos que pueda tener la Sanidad Pública en España, ya la quisieran poder disfrutar los cubanos atrapados en la isla jaula, Impotencia Médica por excelencia.

Como estoy recién estrenada en la blogosfera y bastante enganchada a Yoani, lo primero que hice fue abrir su blog, que ayer me dediqué a leer íntegramente durante otras seis horas de trabajo estático (de nuevo cuidando un examen), pero hoy no hay nada nuevo, aunque ya todo lo que hay es mucho. Lástima de algunos comentaristas que utilizan ese espacio para discutir e insultarse sin más acá ni más allá. Pero lo importante son ella y su marido, y todos los que en la boca del león se atreven a tanto desafío.

También me enteré ayer del evento que van a celebrar los blogueros cubanos, y descubrí las paginas maravillosas de muchos de ellos que reflejan vivencias similares a las mías y a las de tantos otros. De alguna manera (que como soy nueva y tengo poca maña, voy saltando de una página a otra y luego no se donde leí qué) llegué a ver que esta idea prodigiosa has generado un debate en cuanto a como debe ser, y que el término apolítico utilizado por alguien ha dado lugar a largas disquisiciones. No comparto todas las opiniones, pero creo firmemente que lo más importante es la LIBERTAD, y no solo para los que están dentro, sino también para todos los “palitos chinos” regados por el mundo que tenemos derecho a ser valientes o cobardes, políticos o apolíticos, religiosos o ateos. Mucho nos va a costar el camino hacia la democracia, pero aprenderemos, porque no somos menos que ningún otro pueblo.

Hoy tengo mucho que hacer y no puedo continuar, pero prometo seguir leyendo a tanto talento disperso, y seguir contribuyendo con mi modesto granito de arena a preparar el camino para la Cuba que vendrá, gracias a que Yoani y los suyos están abriendo la puerta, a riesgo de sus vidas mientras nosotros estamos aquí a salvo, aunque desarraigados, sin amo, pero no sin patria porque a ella no podemos renunciar aunque queramos.

2 comentarios:

Aurelio Martín dijo...

Interesante, muy interesante, lo de la generación Y, seguí muy de cerca la entrega del premio Ortega y Gasset a Yoani, a quien no dejaron salir, por cierto. Hay que aprovechar la red para terminar rompiendo muros de dictadura y, sobre todo, que sean un grito de libertad, también de China. Aquí, erl problema es que algunos de los grandes de las tecnologías siguen el juego al poder, pese a todo, obtienen premios de Humanidadses, Insólito.

Aguaya Berlín dijo...

Hola!!!
Vi tu comentario en el blog del evento "Blogueando a Cuba" y por supuesto que te añadimos como una más del grupazo!!!!!!

A todo el que conozcas y puedas transmitirle nuestro apoyo y convocatoria, saludos por adelantado!!

El blog está cogiendo forma poco a poco, cualquier idea, sugerencia (tanto para él como para el evento) es bienvenida!!!

Ya viste el concurso "La Blogoestroika y el libre acceso a Internet"? y el post de los videos de promoción?

Un saludo bloguero...
Aguaya
(Ahora agrego tu blog al blogroll...)

Archivo del blog